¿Alguna vez te has preguntado cómo nació la Inversión Socialmente Responsable (ISR) y cómo ha evolucionado con el tiempo? Este artículo es el punto de partida para entender las raíces de la ISR y su crecimiento a lo largo de los años. A bordo de esta primera etapa del viaje, descubrirás cómo la triada de la sostenibilidad —económica, social y ambiental— se ha convertido en el corazón de la ISR. Además, explorarás los modelos que han surgido, desde enfoques tradicionales hasta innovaciones recientes. Prepárate para zarpar hacia una comprensión más profunda de la ISR.


Imagínate como un navegante del siglo XV embarcando en un viaje hacia tierras desconocidas. En el horizonte, solo ves un mundo de posibilidades y retos. Este es el comienzo de nuestra aventura en el apasionante ámbito de la ISR. En esta primera etapa, exploraremos los misteriosos orígenes de la ISR, desentrañaremos la triada de la sostenibilidad y examinaremos los modelos que han emergido con el tiempo. Esta es la base, el casco del barco en el que todos embarcaremos. Así que, ¡prepárate para zarpar!

El Origen de la ISR – Breve historia y evolución

Viajar hacia atrás en el tiempo es como adentrarse en las capas subterráneas de la Tierra. Cada capa representa un período, una era, un momento en el que los cimientos de la Inversión Socialmente Responsable (ISR) fueron formados. Pero no pensemos en estas capas como simples sedimentos; más bien, imaginémoslas como las páginas de un libro antiguo, cada una narrando un capítulo en la larga historia de la ISR.

Las Raíces y Primeros Brotes

La ISR, en sus formas más primitivas, puede rastrearse hasta los principios éticos de diversas tradiciones religiosas y filosóficas que han existido durante milenios. Podemos recordar, por ejemplo, los preceptos del judaísmo que prohibían la usura, o los ideales del budismo que abogan por la armonía con la naturaleza. Estas raíces crecieron en suelos ricos de moralidad y ética.

En el siglo XVIII, los cuáqueros se abstuvieron de invertir en el comercio de esclavos, una de las primeras manifestaciones registradas de la ISR. En los años 60 y 70 del siglo XX, la desinversión en compañías con vínculos con el apartheid sudafricano marcó un momento de inflexión, cuando la inversión socialmente responsable se convirtió en un instrumento político y de cambio social.

La Transformación en el Siglo XXI

Con el advenimiento del nuevo milenio, y particularmente en la última década, la ISR ha evolucionado de ser un nicho moral o ideológico para convertirse en una corriente principal en el mundo financiero. La ISR de hoy ya no se define simplemente por la exclusión de ciertas industrias o prácticas; ahora abarca un enfoque más holístico, centrado en una variedad de criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG).

Para citar a John Elkington, quien acuñó el término “triple bottom line”, ahora se busca “no solo el beneficio económico, sino también los beneficios para la sociedad y el medio ambiente”. Este enfoque contemporáneo ha sido alimentado, en parte, por la toma de conciencia global acerca de los desafíos urgentes como el cambio climático, la desigualdad social y la necesidad de una gobernanza transparente y ética.

Definición Actual y Cambios a lo Largo del Tiempo

Si tuviéramos que definir la ISR en la actualidad, podríamos considerarla como un enfoque de inversión que, además de buscar la rentabilidad financiera, también aspira a generar un impacto social y ambiental positivo. Ha crecido para incluir diversas estrategias, desde la selección positiva y la integración de factores ESG hasta el impacto inversor y la inversión temática.

La definición de la ISR es ahora más fluida y compleja, reflejando una comprensión más sofisticada de cómo los riesgos y oportunidades no financieros pueden tener un impacto material en el rendimiento de una inversión. En un sentido más amplio, la ISR ha dejado de ser una elección ética para convertirse en una necesidad estratégica.

Si pudiéramos visualizar este cambio, sería como ver un río expandirse a lo largo del tiempo. Lo que comenzó como un arroyo estrecho y específico, fluye ahora como un río ancho y diverso, alimentado por numerosos afluentes que representan nuevas ideas, enfoques y preocupaciones.

La Tríada de la Sostenibilidad en la ISR – Aspectos económicos, sociales y ambientales

Imaginemos nuestro barco de la ISR como una embarcación sostenida por tres robustos pilares: el económico, el social y el ambiental. No es casualidad que estos pilares sean la esencia de la tríada de la sostenibilidad. Este concepto de tres patas sostiene que para que una empresa o inversión sean verdaderamente sostenibles, deben lograr un equilibrio entre estas tres dimensiones. Al igual que un trípode, si una pata es más corta que las demás, la estructura entera se tambaleará.

Aspectos Económicos

El pilar económico es, quizá, el más entendido y estudiado. Se trata de la rentabilidad, del retorno de la inversión, y se mide en términos que los inversores han utilizado durante décadas: ratios financieros, valoraciones, rendimientos y dividendos. Pero lo que es crucial entender es que la rentabilidad no es simplemente un fin en sí mismo en el contexto de la ISR; es un medio para lograr un impacto más amplio. Warren Buffett lo dijo de manera elocuente: “El precio es lo que pagas. El valor es lo que obtienes”. En la ISR, el valor no es solo económico; es también social y ambiental.

Aspectos Sociales

El pilar social nos habla del impacto de una inversión en la comunidad y la sociedad en general. Este pilar abarca desde las condiciones laborales y la diversidad en el lugar de trabajo hasta el papel que una empresa juega en la comunidad local y global. Es un recordatorio de que una empresa no es una isla; es más bien como un nodo en una red compleja y entrelazada de partes interesadas, cada una de las cuales tiene su propia voz, sus propias necesidades y aspiraciones.

Aspectos Ambientales

Finalmente, el pilar ambiental es una preocupación ineludible en nuestra era de crisis climática. Ya no podemos permitirnos el lujo de considerar la naturaleza como un pozo sin fondo de recursos o un vertedero infinito para nuestros desechos. En lugar de ser meros extractores, debemos convertirnos en custodios. Como lo puso en palabras la primatóloga Jane Goodall: “Tú no puedes pasar por la vida sin dejar una huella, pero al menos puedes elegir qué tipo de huella quieres dejar”.

El Equilibrio entre Rentabilidad y Responsabilidad

Ahora bien, ¿cómo se equilibra la tríada de la sostenibilidad? En la navegación, el equilibrio es esencial para mantener el barco en curso y evitar el naufragio. De igual manera, en la ISR se trata de una danza delicada entre rentabilidad y responsabilidad. No se trata de sacrificar uno por el otro, sino de encontrar un punto donde ambos puedan coexistir y potenciarse mutuamente. Este es el punto dulce, el nirvana de la ISR, donde la inversión no solo rinde frutos económicos, sino que también alimenta el bienestar social y nutre el medio ambiente.

Este equilibrio no es un estado estático, sino más bien una búsqueda continua, al igual que un marinero ajustando constantemente su rumbo según cambian las condiciones del mar y el viento. Requiere una vigilancia constante, un ajuste fino y, lo más importante, una mentalidad abierta a la adaptación y la transformación en un mundo en constante cambio.

Los Modelos de ISR – Modelos Tradicionales vs. Modelos Emergentes

Siguiendo con nuestra metáfora náutica, si la ISR es un viaje en alta mar, entonces los modelos de ISR son los diversos tipos de barcos que podemos escoger para esta travesía. Algunos son más antiguos y probados, anclados en tradiciones y normas establecidas. Otros son modernos, impulsados por innovaciones tecnológicas y cambios en nuestra comprensión del mundo. Pero cada uno tiene su lugar en el mar, y cada uno nos ofrece lecciones valiosas sobre cómo navegar hacia un futuro más sostenible.

Modelos Tradicionales

Los modelos de inversión socialmente responsable más antiguos son, en cierta medida, los veleros y carabelas del mundo de la ISR: elegantes en su simplicidad, pero tal vez no tan eficientes como podríamos desear hoy en día.

  • Exclusión o Screening Negativo: Este es quizás el modelo más antiguo y básico, que se centra en excluir ciertas industrias o empresas que no cumplen con ciertos criterios éticos o morales. Es el equivalente a evitar ciertos cursos de agua peligrosos en un viaje marítimo.
  • Selección Positiva o Screening Positivo: Este enfoque se centra en seleccionar empresas que se destacan por sus prácticas en áreas de interés como el medio ambiente, la gobernanza corporativa o el bienestar social.
  • Inversión de Impacto: Este modelo es algo más proactivo, buscando no solo evitar el daño sino también hacer un bien tangible. Es como un barco que no solo evita los arrecifes, sino que también planta los corales para reparar los ya dañados.

Modelos Emergentes

Los modelos emergentes de ISR son como los yates de alta tecnología y los barcos propulsados por energías renovables que están redefiniendo lo que es posible en la navegación moderna.

  • Integración ESG: Más que un simple filtro, este modelo busca integrar consideraciones de medio ambiente, sociedad y gobernanza en todo el proceso de toma de decisiones de inversión.
  • Inversión Temática: Este enfoque busca capitalizar en tendencias globales específicas, como el cambio climático o la igualdad de género. Es como un barco construido especialmente para explorar nuevas tierras o descubrir rutas de navegación inexploradas.
  • Inversión Cuantitativa Sostenible: Utilizando algoritmos y modelos de datos complejos, este modelo busca optimizar tanto el rendimiento financiero como el impacto sostenible. Es el equivalente a un barco de navegación autónoma que utiliza inteligencia artificial para encontrar la ruta más eficiente y segura a través del mar.

Los modelos emergentes de ISR no solo son reactivos; son proactivos. Buscan no solo mitigar riesgos, sino también capitalizar oportunidades y, en última instancia, impulsar el cambio hacia un futuro más sostenible.

Elección del Modelo y Adaptabilidad

Cada uno de estos barcos, antiguos y modernos, tiene sus ventajas y desventajas, sus fortalezas y debilidades. Y como en una travesía marítima, la elección del barco dependerá del destino final, de las condiciones del mar y del nivel de experiencia y confort del navegante.

La clave aquí es la adaptabilidad. Al igual que los marineros de antaño, que podían adaptarse a diferentes tipos de embarcaciones y condiciones marítimas, los inversores de hoy deben ser flexibles en su enfoque, dispuestos a adaptar o cambiar de modelo según lo requiera el cambiante paisaje de la sostenibilidad.

Conclusión

Hemos viajado desde las costas místicas donde nació la ISR hasta las aguas más profundas donde se entrelazan la sostenibilidad económica, social y ambiental. Hemos contemplado cómo los modelos de ISR han evolucionado, desde sus formas más rudimentarias hasta estructuras más robustas y adaptativas. Sin embargo, este viaje apenas ha comenzado. Por delante tenemos mares llenos de herramientas y riesgos que debemos conocer para navegar con destreza. Al igual que cualquier buen navegante, es vital equiparnos con el conocimiento adecuado para los desafíos futuros.