En un artículo revelador titulado “Bienestar Comunitario. El Buen Vivir“, Alberto Irezabal Vilaclara exploró cómo el concepto ancestral de ‘Buen Vivir’, arraigado en la cosmovisión indígena, ofrece una perspectiva alternativa y profundamente enriquecedora sobre el bienestar y la sostenibilidad. Su enfoque en el equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, y la búsqueda de una vida plena y armónica, no solo resuena en el contexto comunitario sino que también plantea una pregunta crucial para el mundo empresarial: ¿Cómo pueden los principios del Buen Vivir transformar la perspectiva empresarial sobre el éxito y la sostenibilidad?

Mi conexión personal con este tema se profundizó durante mi colaboración de cuatro años en el proyecto Together de Esade-alumni en colaboración con Yomol A’tel en Chiapas.

En este proyecto, tuve la oportunidad única de acompañar a las comunidades indígenas tzeltales en el desarrollo de cadenas de valor en áreas como el café, la miel, los cosméticos y las finanzas solidarias. Esta experiencia no solo me permitió observar de primera mano la aplicación práctica del Buen Vivir, sino que también me desafió a repensar y redefinir mis propios parámetros de éxito empresarial y sostenibilidad.

La experiencia en Chiapas fue una revelación. La visión tradicional del éxito empresarial, centrada en la rentabilidad y el crecimiento económico, contrastaba notablemente con los principios del Buen Vivir, que enfatizan la armonía, la sostenibilidad ecológica y el bienestar colectivo. Esta dicotomía plantea una pregunta fundamental: ¿Es posible para las empresas modernas adoptar un enfoque que no solo respete, sino que también promueva activamente estos valores indígenas y sostenibles?

En este artículo, pretendo explorar esta pregunta con rigor académico y una perspectiva empírica. A través de un análisis profundo y una narrativa estratégica, compartiré cómo las lecciones aprendidas en Chiapas pueden aplicarse en un contexto empresarial más amplio, ofreciendo una nueva métrica para el éxito empresarial que es tanto práctica como profundamente.

Mi Viaje a Chiapas: El Descubrimiento Inicial

Mi primera visita a Chiapas marcó el comienzo de una transformación profunda en mi comprensión del éxito empresarial y la sostenibilidad. Al aterrizar en esta región, conocida por su rica biodiversidad y su vibrante cultura indígena, me encontré inmerso en un mundo donde la interconexión con la naturaleza y la comunidad desafiaba todas mis nociones preconcebidas sobre los negocios y el progreso.

El proyecto Yomol A’tel, una iniciativa pionera que une a las comunidades tzeltales en la construcción de cadenas de valor sostenibles, me presentó una realidad alternativa a la eficiencia y la rentabilidad centrada en el ser humano. Desde mi primer encuentro con las comunidades tzeltales, quedé impresionado por su profundo sentido de unidad y su enfoque colaborativo hacia el trabajo y la vida. Su compromiso con prácticas sostenibles en la producción de café, miel y cosméticos no era simplemente una estrategia, sino una extensión natural de su filosofía de vida.

Esta interacción inicial con las comunidades tzeltales y su enfoque integral hacia la sostenibilidad comenzó a desdibujar las líneas de mi pensamiento empresarial convencional. Observé cómo sus prácticas no solo respetaban y preservaban el medio ambiente, sino que también mejoraban la calidad de vida de la comunidad, creando un modelo de éxito empresarial intrínsecamente vinculado al bienestar colectivo y la salud del ecosistema.

Estas experiencias iniciales en Chiapas proporcionaron un marco empírico para reevaluar los paradigmas tradicionales de éxito empresarial. La interdependencia de la economía, la sociedad y el medio ambiente, tan evidente en las prácticas de Yomol A’tel, resaltó la importancia de un enfoque holístico en la estrategia empresarial. Este enfoque, lejos de ser un ideal utópico, se reveló como un modelo pragmático y sostenible que podría informar y transformar las prácticas empresariales contemporáneas.

En este viaje a Chiapas, no solo descubrí una nueva forma de ver el mundo empresarial, sino que también encontré preguntas cruciales que necesitaban ser abordadas. ¿Cómo pueden las grandes corporaciones incorporar estos principios de interconexión y sostenibilidad en su núcleo? ¿Es posible redefinir el éxito empresarial para que incluya no solo la rentabilidad económica, sino también el bienestar social y la responsabilidad ecológica? Estas preguntas guiaron mi exploración posterior y mi compromiso con la integración de los principios del Buen Vivir en el ámbito empresarial.

El Buen Vivir en Acción: Lecciones desde Yomol A’tel y la Comunidad Tzeltal

La integración de los principios del Buen Vivir, tal como se vive y se practica en la comunidad tzeltal, en el proyecto Yomol A’tel, ofrece un panorama enriquecedor y transformador para el mundo empresarial. Estos principios, que enfatizan la solidaridad, la dignidad, la soberanía, la calidad, la inclusión y la interculturalidad, se manifiestan en cada aspecto del proyecto, desde la producción de café hasta las finanzas solidarias.

  • Solidaridad y Trabajo Colectivo: La colaboración y el apoyo mutuo son fundamentales en Yomol A’tel. En la producción de café y miel, el intercambio de conocimientos y habilidades entre generaciones fortalece tanto la calidad del producto como el tejido social de la comunidad. Esta solidaridad se traduce en prácticas de producción sostenibles que benefician a toda la comunidad, alineándose con la visión de Lequil cuxlejalil (Buen Vivir) de trabajar juntos para lograr un bien común.
  • Dignidad y Respeto: La cadena de valor de los cosméticos, por ejemplo, refleja el respeto por la dignidad humana y la naturaleza. Cada persona involucrada es valorada, y se garantiza que la producción sea respetuosa con el medio ambiente, manteniendo un equilibrio armónico con la madre tierra. Este enfoque holístico demuestra cómo los negocios pueden prosperar respetando tanto a las personas como al planeta.
  • Soberanía y Autodeterminación: En Yomol A’tel, la comunidad tzeltal ejerce su derecho a tomar decisiones estratégicas. Esto se refleja en la elección de prácticas agrícolas sostenibles para el café y la miel, así como en el desarrollo de productos cosméticos que son fieles a sus tradiciones y valores. La soberanía se manifiesta en cada aspecto del proyecto, permitiendo a la comunidad dirigir su propio desarrollo económico y cultural.
  • Calidad y Compromiso: La comunidad tzeltal pone un gran énfasis en la calidad, reflejando su integridad y ética en cada producto. Esta dedicación a la excelencia se evidencia en la competitividad de sus productos en el mercado global, asegurando que cumplan con los estándares de calidad mientras encarnan los valores de la comunidad.
  • Inclusión y Equidad: Yomol A’tel promueve la inclusión, brindando a todos los miembros de la comunidad oportunidades equitativas en todos los procesos. Este enfoque inclusivo se extiende a las finanzas solidarias, donde cada miembro tiene voz y voto, reflejando un compromiso con la equidad y la justicia social.
  • Interculturalidad y Construcción de Puentes: La interculturalidad en Yomol A’tel fomenta un espacio donde diversas ideologías y prácticas pueden coexistir. Esto se traduce en relaciones laborales inclusivas y el desarrollo de productos que satisfacen las necesidades locales y globales, construyendo puentes entre diferentes culturas y mercados.

Mi experiencia en Chiapas con Yomol A’tel me enseñó cómo los principios del Buen Vivir pueden transformar no solo la perspectiva de la comunidad sobre el éxito y la sostenibilidad, sino también proporcionar un modelo valioso para las empresas globales. Este modelo demuestra cómo las prácticas empresariales pueden ser éticas, sostenibles y alineadas con el respeto por la naturaleza, la dignidad humana y el bienestar comunitario, ofreciendo un camino hacia un éxito empresarial más integral y significativo.

La Transformación del Pensamiento Empresarial

Mi inmersión en el proyecto Yomol A’tel en Chiapas fue una experiencia que alteró profundamente mi comprensión del éxito empresarial. Tradicionalmente, la visión de éxito en el mundo de los negocios se ha centrado en la maximización de la rentabilidad financiera y el crecimiento económico. Sin embargo, mi tiempo en Chiapas me reveló una dimensión diferente del éxito, una que abarca no solo la prosperidad económica, sino también el bienestar de la comunidad y la sostenibilidad ambiental.

Esta experiencia me llevó a reflexionar sobre la necesidad de un cambio paradigmático en el pensamiento empresarial. Las prácticas de Yomol A’tel, enraizadas en los principios del Buen Vivir, demostraron que es posible para una empresa no solo ser económicamente viable, sino también ser un agente de cambio positivo en la sociedad y un guardián responsable del medio ambiente. Este enfoque holístico desafía la noción tradicional de éxito empresarial, ampliándolo para incluir la responsabilidad social y ambiental como componentes esenciales.

Desde una perspectiva estratégica, este cambio en el pensamiento empresarial es más que una simple alteración de la política corporativa; representa una reevaluación fundamental de los valores y objetivos empresariales. En el contexto actual, donde los desafíos globales como el cambio climático, la desigualdad social y la degradación ambiental son cada vez más apremiantes, las empresas tienen la responsabilidad y la oportunidad de liderar el camino hacia soluciones sostenibles y éticas.

Este enfoque más holístico no es solo un imperativo ético; tiene un sentido práctico desde una perspectiva empresarial a largo plazo. Las empresas que adoptan prácticas sostenibles y responsables tienden a generar una mayor lealtad entre los clientes y empleados, acceder a nuevos mercados y oportunidades de inversión y mitigar los riesgos relacionados con la sostenibilidad. Además, la integración de los principios del Buen Vivir en las operaciones empresariales puede conducir a una innovación significativa, abriendo nuevos caminos para el desarrollo de productos y servicios que respeten tanto a las personas como al planeta.

En última instancia, mi experiencia en Chiapas con el proyecto Yomol A’tel ha reforzado mi convicción de que el verdadero éxito empresarial se logra cuando las empresas no solo buscan ganancias financieras, sino que también se esfuerzan por lograr un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente. Este cambio en la mentalidad empresarial no solo es esencial para abordar los desafíos globales actuales, sino que también es fundamental para asegurar la sostenibilidad y resiliencia a largo plazo de las empresas en un mundo en constante cambio.

Integración del Buen Vivir en la Estrategia Corporativa

La adopción de los principios del Buen Vivir en las estrategias y operaciones corporativas representa un enfoque innovador y ético hacia el éxito empresarial. Esta integración, lejos de ser una utopía idealista, es una vía práctica y estratégica para alcanzar una sostenibilidad genuina y una ética empresarial sólida. Durante mi colaboración con el proyecto Yomol A’tel en Chiapas, pude observar de primera mano cómo la incorporación de estos principios puede transformar positivamente las prácticas empresariales.

1. Revalorización de la Comunidad y el Medio Ambiente: Las empresas pueden comenzar por redefinir su relación con las comunidades locales y el medio ambiente. Esto implica ir más allá del cumplimiento normativo, buscando activamente maneras de contribuir al bienestar comunitario y la preservación ecológica. Un ejemplo práctico es el desarrollo de programas de responsabilidad social que se alineen con las necesidades y valores de las comunidades locales, similar a cómo Yomol A’tel colabora con las comunidades tzeltales.

2. Enfoque Holístico en la Cadena de Suministro: Integrar el Buen Vivir en la cadena de suministro significa priorizar proveedores y prácticas que respeten los principios de sostenibilidad, ética laboral y equidad. Esto incluye desde la selección de materias primas hasta los procesos de manufactura y distribución. Las empresas pueden, por ejemplo, adoptar políticas de compra que favorezcan a proveedores que demuestren prácticas sostenibles y éticas.

3. Innovación Basada en la Sostenibilidad: La innovación en productos y servicios debe centrarse en soluciones sostenibles y éticas. Esto puede incluir el desarrollo de productos que utilicen materiales reciclados o renovables, o la implementación de servicios que promuevan la sostenibilidad ambiental y social, como lo hace Yomol A’tel con sus productos de café y miel.

4. Transparencia y Reporte Ético: La adopción del Buen Vivir requiere una comunicación transparente y honesta con los stakeholders. Esto incluye reportes claros y detallados sobre impactos ambientales y sociales, así como sobre las medidas tomadas para mejorar en estas áreas.

5. Cultura Corporativa y Capacitación: Fomentar una cultura corporativa que valore el Buen Vivir es esencial. Esto se puede lograr a través de programas de capacitación y desarrollo que inculquen estos valores en todos los niveles de la organización. Asimismo, la promoción de un ambiente laboral que equilibre el trabajo, la vida social y el respeto por la naturaleza, refleja los principios del Buen Vivir.

6. Alianzas Estratégicas y Responsabilidad Social: Establecer alianzas con otras empresas, ONGs y entidades gubernamentales que compartan los valores del Buen Vivir puede amplificar el impacto positivo. Estas colaboraciones pueden facilitar iniciativas de sostenibilidad a mayor escala y con mayor alcance.

En conclusión, la integración del Buen Vivir en la estrategia corporativa no solo es un imperativo ético en el contexto actual de desafíos globales, sino también una estrategia práctica para lograr un éxito empresarial más sostenible y ético. Mi experiencia en Yomol A’tel demostró que, cuando las empresas adoptan estos principios, no solo mejoran su rendimiento a largo plazo, sino que también contribuyen significativamente al bienestar de las comunidades y al cuidado del planeta.

El Buen Vivir Como Nueva Métrica de Éxito

La adopción de los principios del Buen Vivir en el marco empresarial no solo requiere un cambio en las estrategias y operaciones, sino también en la forma en que medimos el éxito.

Tradicionalmente, las grandes corporaciones han medido su éxito a través de indicadores financieros como el retorno sobre la inversión (ROI), el crecimiento de ingresos y la participación de mercado. Sin embargo, basándome en mi experiencia con el proyecto Yomol A’tel en Chiapas, propongo una serie de nuevas métricas que reflejan los valores del Buen Vivir y que pueden ser adoptadas y medidas por las corporaciones para un éxito más holístico y sostenible.

1. Impacto Ambiental Neto Positivo: Esta métrica evaluaría el impacto de una empresa en el medio ambiente, no solo en términos de minimizar el daño, sino en contribuir activamente a la regeneración ecológica. Incluiría indicadores como la huella de carbono, el uso sostenible de recursos y la biodiversidad.

2. Bienestar Comunitario y Social: Esta métrica mediría el impacto de la empresa en las comunidades locales y la sociedad en general. Incluiría factores como la creación de empleo local, las inversiones en proyectos comunitarios, la equidad en la cadena de suministro y el fomento de prácticas laborales justas.

3. Índice de Satisfacción y Bienestar de los Empleados: Más allá de la productividad y la retención de empleados, esta métrica se centraría en el bienestar integral de los trabajadores, incluyendo la satisfacción laboral, el equilibrio entre vida laboral y personal, y las oportunidades de desarrollo profesional y personal.

4. Innovación Sostenible: Esta métrica evaluaría el grado en que la innovación en productos y servicios contribuye a la sostenibilidad ambiental y el bienestar social. Esto incluiría la evaluación del ciclo de vida del producto, la utilización de materiales sostenibles y la accesibilidad de los productos para comunidades desatendidas.

5. Transparencia y Gobernanza Ética: Se mediría la transparencia en las operaciones empresariales, la inclusión de stakeholders en la toma de decisiones y la implementación de prácticas éticas en la gobernanza corporativa.

Para implementar estas métricas, las grandes corporaciones necesitarían desarrollar sistemas robustos de recopilación y análisis de datos, así como indicadores claros y objetivos para cada métrica. También sería esencial fomentar una cultura corporativa que valore y priorice estos aspectos del Buen Vivir, integrándolos en la estrategia general de la empresa.

Las lecciones aprendidas en Yomol A’tel en Chiapas son un claro ejemplo de cómo los principios del Buen Vivir pueden ser aplicados exitosamente en un contexto práctico. Al adoptar estas nuevas métricas, las grandes corporaciones no solo estarían alineándose con un modelo de negocio más sostenible y ético, sino que también estarían liderando el camino hacia un futuro en el que el éxito empresarial se mide no solo en términos financieros, sino también en su contribución al bienestar de la sociedad y la salud del planeta.

Lecciones Aprendidas

Al reflexionar sobre mi viaje a Chiapas y mi colaboración con el proyecto Yomol A’tel, reconozco una transformación significativa en mi comprensión de la responsabilidad social corporativa y la sostenibilidad. Este viaje ha sido mucho más que una experiencia profesional; ha sido un viaje de aprendizaje personal y de reevaluación de valores, que ha redefinido profundamente mi enfoque hacia el éxito empresarial y la responsabilidad social.

Enriquecimiento de la Perspectiva Empresarial: Mi inmersión en la comunidad tzeltal y la observación de su aplicación del Buen Vivir me han enseñado que la sostenibilidad y la responsabilidad social corporativa pueden ir mucho más allá de las iniciativas aisladas o las estrategias de marketing. He aprendido que estas prácticas pueden ser el núcleo de una filosofía empresarial integral, que no solo busca la rentabilidad, sino que también aspira a contribuir de manera significativa al bienestar social y ambiental.

Integración de Valores Holísticos: La experiencia me ha mostrado que es posible para las empresas integrar valores holísticos en sus operaciones, respetando tanto a las personas como al planeta, mientras se mantiene una sólida viabilidad económica. He visto cómo el respeto por la cultura, la tradición y el medio ambiente puede convivir con prácticas empresariales exitosas y cómo este equilibrio puede ser la clave para lograr una verdadera sostenibilidad.

Impacto a Largo Plazo: El proyecto Yomol A’tel ha reforzado mi convicción de que las empresas tienen el poder y la responsabilidad de generar un impacto positivo duradero. Este impacto no solo se mide en términos de beneficios financieros a corto plazo, sino también en términos de contribuciones a largo plazo a la sociedad y al medio ambiente. Esto incluye promover prácticas éticas, apoyar el desarrollo comunitario y proteger los recursos naturales para las futuras generaciones.

Un Modelo para el Futuro: Esta experiencia ha consolidado mi creencia de que el modelo del Buen Vivir, practicado por la comunidad tzeltal y promovido por Yomol A’tel, ofrece un camino viable para que las empresas aborden los desafíos globales de nuestro tiempo. Proporciona un marco para que las corporaciones no solo sobrevivan sino que prosperen en un entorno cambiante, siendo agentes de cambio positivo.

Llamado a la Acción Continua: Finalmente, esta experiencia ha reafirmado mi compromiso de abogar por una integración más profunda de la sostenibilidad y la responsabilidad social en el núcleo de las estrategias empresariales. Hago un llamado a la comunidad empresarial en general para que explore y adopte modelos como el de Yomol A’tel, para que juntos podamos avanzar hacia un futuro donde el éxito empresarial se mida no solo por las ganancias financieras, sino también por el bienestar de nuestras comunidades y el respeto por nuestro planeta.